Gracias a las contribuciones generosas de nuestros lectores al Fondo de Periodismo SBCAN, hemos podido traducir el siguiente artículo al español.
Para obtener más información sobre el fondo y hacer una donación deducible, visite SBCAN.org/journalism_fund.


Mucho antes de que la pandemia de COVID-19 azotara el condado de Santa Bárbara y desencadenara órdenes obligatorias de distanciamiento social, algunos residentes han pasado una forma diferente de distanciamiento social durante toda su vida.

Los grupos de comunidades densamente pobladas en todo el condado han sido históricamente el hogar de familias latinas de clase trabajadora que viven cerca o por debajo de la línea de pobreza. En el condado de Santa Bárbara, aunque los latinos constituyen el 48 por ciento de la población, el 61 por ciento de los pacientes con coronavirus se identifican como hispanos o latinos.

En todo Estados Unidos, el virus ha infectado a personas de color a tasas desproporcionadamente más altas que a las personas blancas. La separación invisible entre estos individuos y sus contrapartes más blancas, y a menudo más ricas, solo se ha destacado aún más por las órdenes de quedarse en casa y de distancia social impuestas por el Gobernador de California Gavin Newsom.

“No tienen la opción de quedarse en casa”, dijo Liliana Encinas, coordinadora de alcance bilingüe del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Santa Bárbara y directora ejecutiva de Listos, el programa estatal de preparación para desastres para hispanohablantes.

“Tratan de tomar las precauciones que pueden, pero es realmente difícil para esa población”, dijo Encinas. “No pueden trabajar desde la casa …. Prefieren ir a trabajar y exponerse al virus que no poder alimentar a sus familias. Estamos en la misma tormenta pero no en los mismos barcos”.
Las personas de color tienen más probabilidades de vivir en la pobreza y carecen de atención médica adecuada, lo que puede conducir a condiciones de salud preexistente. A menudo viven en viviendas multigeneracionales y tienen que usar el transporte público para ir al trabajo.

Aunque un factor adicional que podría contribuir a la desigualdad es el idioma, no es tan simple como traducir los mensajes al inglés y entregarlos a través de anuncios masivos de servicio público. Tiene que tener en cuenta la separación invisible a través de las líneas culturales.

Un problema de comunicación cultural

“Personalmente no creo que el problema sea el idioma”, dijo Encinas. Todos los sitios web del condado publicaron información en ambos idiomas, explicó. “En todos mis años de traducir de desastres, nunca había visto tantos mensajes simultáneamente en español”.

“Lo que creo que es la pieza faltante es la sensibilidad y relevancia cultural”, continuó. “Los datos preliminares mostraron que los latinos fueron los más afectados, pero también mostraron que solo el 20 por ciento de los que contrajeron el virus no entienden inglés. El problema no es tanto el lenguaje como el hecho de que ellos no se pueden relacionar con los mensajes”.

El Supervisor Steve Lavagnino, cuyo 5° Distrito abarca a Santa María, estuvo de acuerdo con Encinas. Al principio, en la pandemia, expresó su preocupación de que sus electores hispanohablantes no recibían el mensaje de distancia social y la necesidad de seguir las normas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“La realidad es que Santa María no puede practicar la distancia social”, dijo Lavagnino. “No se puede hacer una junta de Zoom en un campo de fresas o con un sitio de construcción. Luego vuelven a casa a un área más densamente poblada que en cualquier otro lugar. La vivienda multigeneracional es nuestra cultura y la forma en que la gente vive aquí. Es excelente para la unión familiar, pero no para una pandemia”.
Muchos funcionarios públicos respetados con antecedentes hispanos, incluyendo al Congresista Salud Carbajal, la Concejala de la Ciudad de Santa María Gloria Soto y el juez jubilado Rogelio Flores, han publicado advertencias bilingües sobre COVID-19. Sin embargo, Lavagnino cree que hay realmente sólo un hombre que está logrando correr la voz sobre los peligros del virus. “Louis Meza hizo más que nadie en términos de llegar a esa comunidad”, dijo Lavagnino.

Un hombre con un mensaje

Photo: CourtesyEn la foto aparecen Melissa y Louis Meza antes de que ninguno de los dos cayó con el virus. Melissa ha estado en la unidad de cuidados intensivos durante más de un mes pero hoy se está recuperando.

Louis Meza es un padre de 47 años con dos hijos. Ha trabajado como chef y gerente en el restaurante de barbacoa Hitching Post en Casmalia durante más de 20 años. Cuando llegó la pandemia, continuó de trabajar como siempre y no creía que el virus fuera tan importante.

“En el Hitching Post”, dijo Meza, “saludamos a nuestros clientes y trabajamos en espacios reducidos con gente que venía de todas partes …. Nunca pensé que me iba a afectar”.

Entonces Meza cayó con COVID-19 y estaba en la UCI. Aunque fue dado de alta después de seis días, su esposa fue al hospital con síntomas de COVID-19 y fue puesta en un respirador. Al darse cuenta de que su esposa, Melissa, estaba a las puertas de la muerte, recurrió a las redes sociales para avisar a sus amigos y la familia cuán mortal fue realmente este virus. “Para cuando te ingrese en el hospital, sientes que estás en tu lecho de muerte”, dijo.

“Creo que eso hizo más de lo que cualquier funcionario electo podría hacer”, dijo Lavagnino sobre la campaña de redes sociales de Meza. “Las personas pueden conectarse con alguien en su comunidad y ver que esto no es una broma; es real”.

Meza comenzó a comprender que sus publicaciones sobre la enfermedad de su esposa estaban llegando a un público cada vez más grande. Lo mantuvo para que otros pudieran ver los efectos devastadores de no cumplir con las órdenes de distanciamiento social. Dijo que su primer video ahora tiene más de 74,000 visitas, y ha sido contactado por personas de todo el mundo que se conmovieron con su historia.

“También hablo español en mis redes sociales”, dijo Meza. “Sentí que toda la comunicación no estaba circulando al principio, pero ahora sí. Una mujer en la tienda ayer me reconoció y me preguntó cómo estábamos mi esposa y yo, y ella estaba hablando en español. Dijo que sabe mi historia”.

Su esposa, Melissa Meza, de 43 años, ha estado hospitalizada durante casi un mes. Cuando su médico del hospital Marian le dijo a Louis que necesitaba una máquina ECMO, un sistema de oxigenación altamente especializado que solo estaba en el Centro de Salud de Saint John en Santa Mónica, tuvo que elegir. Las posibilidades de que Melissa sobreviviera al viaje en ambulancia eran inciertas, pero el tratamiento con ECMO fue lo mejor que el médico podía ofrecer.

“Los médicos dijeron que ella a lo mejor no podría sobrevivir el transporte al nuevo hospital”, dijo. “Mi familia y yo tuvimos que tomar esa decisión, y fue una de las decisiones más difíciles que he tenido que tomar en mi vida”.
Pero la transferencia se está probando ser exitoso.

“Melissa está despierta ahora, pero todavía no puede hablar”, dijo Meza. “Hoy el doctor nos dejó hacer FaceTime, y sus ojos estaban completamente abiertos. Le dije: ‘Te amo’, y ella articuló: ‘Te amo’, y nos besamos. Mis hijos pudieron hacer FaceTime ayer y esa fue la primera vez que vieron a su madre en 20 días. Se podía ver la sonrisa en sus ojos”.

Traducciones y traductores

Alejandra Cortez, de la Junta de Directores de la Red de Respuesta de Santa Bárbara (SBRN), es una de las personas en el condado que envían mensajes y se dan cuenta de que cuando traducen un idioma, también deben traducir la cultura.

“Necesitan ver a alguien que se vea y hable como ellos para que sepan que la persona que está al otro lado de la línea no les dirá ‘no’ ni los juzgará si necesitan ayuda”, dijo Cortez.

“Para informar a la comunidad latina sobre los recursos disponibles para ellos, comenzamos a hacer entrevistas cortas con hispanohablantes de recursos comunitarios como el Banco de Alimentos, Unirnos para Terminar con el Asalto Sexual y La Casa de la Raza”, dijo Cortez. “Ellos [la comunidad hispanohablante] no confían en estos folletos y sitios web”.

A medida que las restricciones de distanciamiento social se hicieron más estrictas, Cortez tuvo que mover sus entrevistas a su patio, pero ahora el equipo SBRN también hace videos de meditación y relajamiento en español que están orientados a la cultura hispana también.

“Incluso tenemos un video sobre el feng shui”, dijo. “Puedes hacer algo pequeño en tu hogar donde sea que estés y hacer que se sienta bien”.
Los medios de comunicación tradicionales también juegan un papel importante en la mensajería COVID-19. Radio Bronco 107.7 FM es una de las fuentes de medios latinos más populares del condado.

Photo: Daniel DreifussJosé Fierros, la voz de Radio Bronco, transmite las noticias sobre COVID-19 en español de su estudio improvisado en su casa en Ventura.

“En Santa Bárbara, no hay muchos medios españoles; somos solo nosotros”, dijo José Fierros, director del programa de la estación de radio. “Es abrumador la cantidad de información que existe. Solo nos centramos en COVID, COVID, COVID. Es una gran responsabilidad, pero me siento muy feliz de hacerlo por mi gente”.

Dijo que supervisa seis estaciones de radio, incluida Radio Bronco, que cubre el sur del condado de Santa Bárbara, Goleta y Carpinteria. Aunque su estudio está en Santa Bárbara, tiene que transmitir desde su casa en Ventura para quedarse con su familia durante las restricciones de refugio en el lugar.

“He estado haciendo dos shows al día en Radio Bronco con Liliana Encinas”, dijo Fierros. “Hablamos sobre las noticias y recomendaciones para COVID. Invitamos a funcionarios electos, a todos, y hablamos sobre lo que está sucediendo”.

Fierros también está en Twitter y Facebook todos los días, informando a sus seguidores en español sobre el recuento diario de casos, nuevas reglas de los CDC y más información relacionada con COVID-19.

Radio Bronco no es el único medio no anglófono que trabaja para informar al condado.

Arcenio López es el director ejecutivo del Proyecto Mixteco/Indígena Organización Comunitaria, o MICOP. Su organización también es el hogar de Radio Indígena 94.1 FM, una estación de radio con programación en idiomas indígenas, como el mixteco.

La estación de radio tiene su sede en Oxnard, pero López dijo que hay apps disponibles para Android e iOS para escuchar la estación en el condado de Santa Bárbara; también hay una forma de escuchar por teléfono marcando (605) 475-0090. La estación tiene como objetivo ayudar a la comunidad indígena mexicana a superar las barreras de la alfabetización, el idioma, la discriminación, la pobreza y la enfermedad, así como informarles en su idioma durante tiempos de crisis como la pandemia.

“Es difícil compartir algunos de los mensajes en mixteco porque no existe una traducción directa de parte de la terminología médica sobre el virus”, dijo López. “Tratando de describir qué es COVID, simplemente lo llamamos el virus”.

El propio López está muy cerca del problema, ya que creció en Oaxaca, México, hablando el mixteco como su idioma principal y el español como el segundo. A los 20 años, se mudó a Oxnard para trabajar en los campos de fresas sin entender el inglés. Un año después, trabajó en una línea de envasado de verduras mientras asistía a la Escuela de Adultos de Oxnard para aprender inglés y convertirse en una voz más fuerte para su comunidad.

“Históricamente, las agencias del gobierno local no han hecho un buen trabajo al contar con personas diversas y lingüísticamente sensibles en su equipo”, dijo López. “En Santa María, hay una gran población indígena. El gobierno de Santa María es muy diverso, pero todavía se están olvidando de la población mixteca”.

López forma parte de la Fuerza de Tarea de Respuesta Rápida de Salud de Inmigrantes del Departamento de Salud Pública del condado, una red de grupos comunitarios que trabajan para identificar y responder a las preocupaciones relacionadas con COVID-19 para las comunidades hispanohablantes e indígenas.

“Hemos estado usando muchas más las redes sociales, pero por lo general hemos hecho contacto directo en las lavanderías o supermercados antes de que todo se cancelara”, dijo. “Un buen porcentaje de ellos no puede leer ni escribir, por lo cual grabamos nuestras voces hablando o grabamos videos para las redes sociales. También hacemos alcance a través de WhatsApp porque es el más popular”.

Photo: Ricardo PalavecinoArcenio López, que en la foto está en su oficina del Proyecto Mixteco/Indígena Organización Comunitaria, está colaborando con su equipo para informar a la comunidad indígena sobre COVID-19 y llegar incluso a los que no pueden leer ni escribir.

WhatsApp, un app de llamadas y mensajes de texto popular en todo el mundo, se ha convertido en una herramienta vital para que los inmigrantes que viven en los Estados Unidos se comuniquen con sus familias en sus países de origen debido al bajo costo en comparación con el uso de la red de telefonía celular para llamadas y mensajes SMS. Enviar mensajes COVID a personas de habla hispana y mixteca a través de WhatsApp es una forma de adaptar culturalmente los mensajes a sus métodos preferidos de comunicación.

También en la Fuerza de Tarea de Respuesta Rápida de Salud de Inmigrantes está Frank Rodríguez, de CAUSE (la Alianza Unida por una Economía Sustentable). El Departamento de Salud Pública depende de traductores de su centro de información junto con CAUSE para la traducción al español.

Rodríguez dijo que es vital crear videos culturalmente relevantes que destacan los recursos de crisis disponibles para la comunidad. Por ejemplo, 805 UndocuFund es un fondo de ayuda por los gastos relacionados con desastres naturales para familias inmigrantes del área quien no son elegibles para recibir desempleo o cheques de estímulo debido a su estado migratorio. Tanto CAUSE como MICOP son socios en esto.

Los videos de Rodríguez son más como “conversación íntima” que anuncios directos de servicio público. CAUSE creó un video en español sobre formas alternativas de celebrar la Pascua, una festividad que tiene un significado cultural y religioso para muchos latinos.

Traductores jóvenes y oscuros

La Concejala de la Ciudad de Santa Bárbara Alejandra Gutiérrez se crió en el lado este de Santa Bárbara, un vecindario predominantemente latino, y ha trabajado en el distrito escolar con familias latinas durante 20 años antes de ser elegida para el Concejo Municipal el noviembre pasado. Ella dijo que algunos de los mensajes anteriores que la ciudad emitió durante la pandemia no llegaban a las familias de habla hispana en su distrito.

“Es una cosa cultural. Especialmente durante la temporada de Pascua, ha sido difícil para las personas entender por qué no pueden ir a la casa de su tía en Semana Santa”, dijo Gutiérrez. “Una vez que [el virus] comenzó a afectar a México y los medios mexicanos comenzaron a mostrar imágenes del virus en México, mucha gente aquí se dio cuenta de que era real, y se pusieron en pánico”.

Gutiérrez indicó que aunque los videos en español en las redes sociales son una forma efectiva de llegar a las personas, no todos tienen fácil acceso al internet. Y si lo tienen, los formularios de desempleo, los que se puede acceder en línea, se traducen a través de Google Translate y no necesariamente tienen sentido para un hablante nativo de español, y mucho menos para una persona de habla mixteca. Debido a que todas las oficinas físicas ahora están cerradas por la pandemia, muchos en su comunidad que la conocen la llaman y piden ayuda.

“Ayer ayudé a 12 personas llenar formularios de desempleo”, dijo Gutiérrez. “Comencé con cuatro, y luego se corrió la voz. Realmente estoy tratando de alentarlos para que su hijo adolescente los ayude a atravesarlos. En una semana, lo paso fácilmente con 25 familias”.

Ella dijo que, al final de todo, los niños de primera generación son los héroes de esas familias. La semana pasada, dijo, ayudó a una madre en FaceTime llenar una solicitud. Gutiérrez había olvidado cómo decir ciertas palabras en español, pero la hija bilingüe de 12 años de la mujer pudo cerrar la brecha entre su madre y Gutiérrez.

“Esa joven no entiende la responsabilidad que tiene, pero es clave durante esta crisis”, dijo. “Son pequeños héroes en sus propias familias”.
Gutiérrez es apasionada de representar a su comunidad y ayudarlos a tener éxito.

“En general, sí, tenemos que trabajar en alcance latino”, dijo Gutiérrez. “Pero también como miembro de la comunidad de habla hispana, tenemos que ser proactivos. Estamos aprendiendo. No es momento de poner dedo o esperar a que alguien te diga lo que está sucediendo; estamos todos juntos en esto”.

As a free weekly community newspaper, we must evolve and grow in order to stay relevant and thrive in the digital space. If our reporting on the Santa Barbara community matters to you, we hope you will join us in securing a strong future for journalism in our region by supporting the Independent through a digital subscription to Independent.com. Breaking news, critical content, and our print publication will always remain free, but your support will allow us to create even more consistent, quality, independent journalism.